Tricotilomanía

La tricotilomanía (TTM) es un trastorno psiquiátrico crónico caracterizado por el arrancamiento del propio cabello o vello corporal sin un fin estético, si bien cualquier vello corporal puede ser jalado y arrancado, lo más frecuente es que se produzca en las áreas que están más a la mano, es decir, más fáciles de acceder, como el cabello, las cejas y las pestañas.


Las persona que tienen TTM presentan en su gran mayoría un impulso o urgencia por tirar del cabello o vello, lo que es desencadenado por sensaciones corporales en el área de arrancamiento, estas sensaciones pueden ser similares a la comezón, la picazón o el solo hecho de percibir esa área particular de nacimiento del cabello o vello. 

 

Las características clínicas del arrancamiento son sumamente heterogéneas, sin embargo existen  dos tipos generales de arrancamiento, a) El arrancamiento automático que se presenta cuando la persona se encuentra realizando alguna actividad que no requiere mayor concentración en el propio cuerpo como ver la televisión, leer, estudiar, descansar en un sillón o en el periodo previo al inicio del sueño. En este tipo de arrancamiento, las personas prácticamente no se percatan del arrancamiento hasta que ya pasó un buen rato y una cantidad de moderada a grande de cabello o vello ha sido arrancado. b) El arrancamiento focalizado, en el cual la persona consciente de las sensaciones corporales arriba descritas, localiza un área de arrancamiento y luego escoge el cabello o vello en particular.

 

Existen tres fases de la Tricotilomanía: 

 

La fase de preludio, la persona busca privacidad, quien utiliza instrumentos para arrancarse, en esta fase busca dichos instrumentos, y localiza los cabellos o vellos a remover de acuerdo a parámetros personales que cada individuo establece, por ejemplo el tipo de cabello, algunas personas pueden buscar cabellos cortos, otras más largos, o bien aquellos con alguna textura o color en particular; esta fase es más frecuente en el tipo de arrancamiento focalizado.

 

Fase de Arrancamiento, una vez escogido, el cabello es jalado al ser apretado entre el pulgar y el índice, la mano dominante es usada en la mitad de las personas, mientras que la mano no dominante es usada en una tercera parte y el resto usa ambas manos. Una vez arrancado y percibida la sensación táctil del arrancamiento, el cabello es retirado del resto del cuerpo cabelludo. 

 

Fase Postarrancameinto: en esta etapa las personas pueden juguetear con el cabello, amarrándolo entre los dedos de una sola mano, o lo pasan por la cara, los labios o la boca; chupar la raíz o también pueden cortarlo con los dientes y tragarlo en trocitos o bien introducirlo completo en la boca y tragarlo, ésta última conducta es conocida como tricofagia y es peligrosa por que al tragar gran cantidad de cabello, éste puede ir enredándose en el intestino y formar bolas de pelo llamadas tricobezoares, que pueden conducir a una oclusión intestinal y por lo tanto a una cirugía intestinal.

 

El arrancamiento va dejando zonas de alopecia, es decir de calvicie o falta de cabello, éstas pueden ser focalizadas y de tamaños diversos o bien conducir a alopecia generalizada.

 

Ante la alopecia existen técnicas de camuflaje como utilizar paliacates, balerinas, peinados que parecen estrafalarios ya que se intentan cumplir las zonas de alopecia con el cabello de otras zonas, también pueden usar gorras, sombreros, e incluso con cosméticos o plumones. 


La alopecia conlleva a mayor estresor familiar, escolar y social social.

 

Tratamiento

El tratamiento Integral es la mejor opción de tratamiento para mejorar el impulso y disminuir el arrancamiento; este tratamiento integral incluye el tratamiento farmacológico, con medicamentos del llamado grupo de los Inhibidores selectivos de serotonina (ISRS), además de diversas estrategias de Terapia Cognitivo conductual (TCC).

 

En cuanto a los fármacos vale la pena señalar con son medicamentos efectivos y seguros, existen mitos entre la población general e incluso entre el medio médico desinformado que consideran que los fármacos ISRS pueden generar adicción, lo cual es totalmente falso.



Una adicción se caracteriza por dos fenómenos:

1) Tolerancia, que significa que se tiene que ir escalando la dosis de una droga para obtener los mismos efectos y

2) Supresión al detener el consumo de la substancia específica. Los ISRS carecen del potencial para desarrollar ambos fenómenos, es cierto que después de un tiempo de tomarlos antes de completar el tratamiento, pueden exacerbarse los síntomas, como sucedería con la suspensión de cualquier fármaco para tratar enfermedades crónicas, por ejemplo nadie considera que una persona con Diabetes mellitus es adicta a los medicamentos o insulina para controlar los niveles de glucosa, así que pasa de manera similar con los ISRS.

 

Es importante señalar que en la infancia se prefiere iniciar con Terapia cognitivo conductual, mientras que en los adultos se suele indicar un medicamento del grupo de los llamados Inhibidores selectivos de la serotonina (ISRS).

 

La Terapia Cognitivo conductual involucra diferentes técnicas como Reversión del hábito, Automonitoreo de la conducta, técnicas de distracción y psicoeducación